Hemerocallis 

Hemerocallis

Venta de rizomas de hemerocallis que logran aromatizar cualquier lugar y suelen florecer desde finales de la primavera hasta el otoño, según la especie. El virtuosismo de sus flores luce espectacular en solitaria, aunque también puede estar en  grupos o macetas.  Y aunque se cree que la duración de sus flores es muy poca, la verdad es que las marchitas se pueden sustituir de manera constante al amanecer.


Mostrando 1 - 7 de 7 items
Mostrando 1 - 7 de 7 items

Características de los rizomas de hemerocallis

Planta herbácea y perenne que crece a partir de raíces rizomatozas. Suele tener una altura de entre 30 a 80 cm. Las hojas son estrechas, flexibles y largas, mientras que las flores son grandes, en forma de campana que poseen 6 sépalos que modelan un patrón en forma de estrella y se agrupan en racimos, de un aspecto similar al lirio. Y cuya coloración es nada indiferente en tonos naranjas, rojos, rosas, amarillos o púrpuras, simples, degradados o bicolor.

Comprar rizomas de hemerociallis

De esta hermosa planta se aprovechan sus vistosas flores para adornar jardines, espacios verdes o parterres para dar un efecto único, siendo una buena razón para comprar rizomas de hemerocallis al por mayor.

Y aunque existen distintas variedades, unas más grandes que otras, de mata más compacta o tonos vibrantes, no hay duda que todas ellas podrían destacarse en un balcón o terraza al colocarlas en un grandioso contenedor o tiesto para enmarcar ese lugar especial por su majestuoso temperamento.

Solo habría que considerar que al comprar rizomas de hemerocallis se aprovechen aquellas raíces engrosadas para poder propagar esta especie y, con ello, dar múltiples pinceladas de color a cada instante. Aunque para un óptimo resultado, conviene adquirir una buena cantidad para sembrar en grupos.

Venta online de rizomas de hemerocallis

La venta online de rizomas de hemerocallis suele ser muy recurrente dentro de los conocedores. Esto se debe a que es una especie rústica que se comporta a la altura con apenas unos cuantos mimos, por lo que hacerse de unos cuantos de ellos siempre valdrá la pena.